miércoles, 15 de julio de 2009

Claudio Destéfano > www.dbiz.com.ar

Claudio Destéfano, Dueño, d:biz.

¿Qué es lo que se necesita para ser emprendedor?
Como primera medida, amar el proyecto. Como segundo punto clave es fundamental seleccionar al equipo que trabaja con uno, para sentirse cómodo en el emprendimiento, y principalmente para lograr escalarlo.

¿Qué fue que lo inspiró para comenzar su negocio?
Todo emprendimiento nace de una situación emocional. En septiembre de 2003, cuando tomé la decisión de hacer mi propia compañía, era el Jefe de la sección “Negocios” de Infobae, un diario de Buenos Aires. Mi mujer, María de los Reyes, me llamó a la oficina a las 20 horas para contarme que mi hija Bianca (por ese entonces tenía tres meses de edad, hoy tiene 6 años) sonrió por primera vez. Recuerdo que esa noche llegué a mi casa a las 12 de la noche y, después de comer, desperté a la niña para que me sonriera. Era la una de la mañana del otro día, y no me pareció lógico que, a mis 40 años, no pudiera disfrutar la sonrisa de mi hija. Al otro día fui al diario y le dije al director que no iba a seguir trabajando en la empresa. Que no tenía apuro, que no era una decisión apresurada, sino estratégica. Seguí dos meses más en el periódico (desde septiembre hasta noviembre 2003), y el 15 de enero de 2004 nació DestéfanoBIZ, el diario interactivo de negocios que hoy se llama d:biz. Empecé a armar la comunidad con 2.000 suscriptores y un sponsor (Prosegur Activa), y ahora, cinco años después, tiene 20.000 bizers (suscriptores), cien sponsors y veinte en lista de espera.

¿Cómo lo financió?
La inversión inicial fue insignificante, porque iniciamos el emprendimiento con un sistema generado por mi webmaster (Powersite SA), que empezó sus actividades de confección de newsletters con nosotros (hoy es líder del mercado, con más de 100 newsletters en funcionamiento), un periodista y el gerente comercial de mi programa radial. Por eso, inicialmente aproveché la estructura que ya tenía en contenidos y ventas, y la parte tecnológica no implicó costo alguno.

¿Tiene alguna influencia ser hispano que usted aplique a su negocio?
El producto periodístico es típicamente argentino, con un estilo relajado y con palabras creadas por la misma comunidad, como georgies (dólares), ar-manis (pesos argentinos), y términos que se escriben como se pronuncian en su idioma original (iurous en vez de euros, Gugul en vez de Google o güikend, en reemplazo de weekend, por dar apenas algunos ejemplos). En una sociedad más sobria y formal tal vez no tendría cabida un producto de estas características, pero en la Argentina pude demostrar que sí.

En caso de adversidad, ¿cómo decide seguir adelante?
Siempre miro la mitad del vaso que está llena. Siempre, y me ha dado mucho resultado. No es muy ortodoxa la definición de mi empresa, pero no encontré una mejor para definirla. En Bizers nos definimos como “buscadores de vueltas”. Le buscamos la vuelta a una necesidad. Buscarle la vuelta es un giro que se utiliza mucho en mi país para definir a quien permanentemente le encuentra una solución a un problema. Al tener siempre el Norte de la brújula mirando hacia la solución, no hay manera de que entendamos una adversidad como una situación problemática, sino como una oportunidad.

¿Cuál fue el mayor desafío que tuvo con su negocio?
Escalar la compañía, sin lugar a dudas. Emprendimientos de estas características, tan personalizados como lo planteamos desde un primer momento, tienen como punto débil que tienda a ser un “one man show”. Lo interesante del “Proyecto Bizers” es que la mayoría de la gente percibe que soy yo el que siempre está en todos los lugares. El secreto fue armar un equipo donde todos tengan puesta la misma camiseta, y en muchos casos (a la hora de contestar y actuar) sean más Destéfano que el propio Destéfano.

Si pudiera cambiar una cosa de su negocio, ¿cuál sería?
En mis charlas siempre utilizo una frase para responder esta pregunta. Generalmente en las compañías hay áreas improductivas, y gente enquistada en su puesto a las cuales los managers no pueden eliminar por cuestiones de costos, o de relación. Yo siempre digo, y lo sostengo año tras año, que si un día viene alguien y pone una bomba en mi empresa, llamaría a cada uno de los 30 integrantes de Bizers para reconstruirla. Esto implica que a cada miembro del equipo lo tendría en mi team ideal.

¿Cual era su ambición cuando era adolescente?
Ser el periodista número uno de temas empresarios de la Argentina. Como no se trata de un juego de suma cero, y la decisión es más subjetiva que racional, nunca sabré si llegaré o no a cumplir mi meta. Pero lejos de ser un problema, ése es el principal desafío, con lo cual es imposible que me duerma en los laureles porque el horizonte siempre está lejano, y me ofrece cada mañana nuevos desafíos para acercarme. No les daré a mis competidores la tranquilidad de que me vean descansando o relajado. Lo siento, amigos.

Cuéntenos de tres emprendedores que más admira
Sir Robert Baden Powell, creador del movimiento scout, porque fue un verdadero visionario porque transformó tácticas de guerra en enseñanzas de vida que aún perduran. Steve Jobs, un adelantado. Richard Branson, el más grande de todos.

Para las reuniones de negocios, ¿qué es mejor: desayuno, almuerzo o cena?
Cena, porque los comensales van relajados pensando que hablarán poco de negocios, apagan sus celulares, y hasta se dan permiso para tomar un vinito. Ahí es donde se consiguen las mayores oportunidades.

¿Que sacrificios ha tenido que hacer en su vida personal para ser exitoso en su negocio?
Mi estrategia pasa, en estos momentos, por hacer un diario plenamente interactivo. Eso implica un riesgo: devolver todos los e-mails que lleguen. Desde el primer día que encaré el proyecto lo hice y actualmente lo mantengo. Eso implica que, en la actualidad, tenga que responder cerca de 600 e-mails por día (o “emilios”, como lo llamamos en el d:biz). En promedio son 100 por hora, con lo cual el principal sacrificio es estar tanto tiempo frente a la computadora, lo que a veces me priva un poco de disfrutar un poco más a mi mujer y mis cuatro hijos.

¿Cuál es su pensamiento o expresión favorita?
Tengo tres frases favoritas. Una es “si lo podés imaginar, lo podés lograr” y, como soy maratonista, la acuñé cuando corrí el Marathon des Sables en 2002 (230 kilómetros en siete días en el Sahara marroquí). La segunda es de Michael Dell, y dice “en el mundo de los negocios hay dos tipos de personas: los rápidos y los muertos”. La tercera es de Walt Disney, y la utilizo cada vez que miro para atrás y veo lo que creció mi emprendimiento. Walt, en las reuniones de Directorio, solía decirle a sus ejecutivos “recuerden que todo comenzó con un ratoncito”.

¿Es difícil no ser convencional?
Para nada. Es fascinante, porque la gente espera siempre algo distinto, novedoso, innovador. Ese es el combustible que se necesita para crear permanentemente, para sentirse joven mientras pasan los años.

¿Cuál fue el error más grave que cometió?
Descuidar un proyecto radial que encaré con unos amigos, que me hizo perder mucha plata, que todavía sigo pagando. Siempre digo que uno se equivoca al menos una vez en la vida. El tema es que hay que intentar que no salga tan caro. No lo logré. Me salió carísimo. Pero aprendí a no desatender los detalles, los que se convierten en los reyes de cada emprendimiento.

¿Se considera usted innovador? ¿Por qué?
Totalmente, porque siempre juego contra la corriente. Dejé de trabajar en un banco en tiempos de bonanza financiera para hacerme fuerte en el periodismo; dejé de ser cola de león en el diario más importante de la Argentina (Clarín), para ser cabeza de ratón en una revista de negocios pionera en mi país (Apertura), y dejé la seguridad de una jefatura para hacer mi propio emprendimiento a los 40 años, siguiendo lo que el corazón me decía: “tienes que ir por el camino de disfrutar la sonrisa de tu hija. No habrá una segunda oportunidad”. Arriesgado, sí, pero me salió.

Acerca de la empresa:
Bizers Producciones es una productora de contenidos, que tiene cinco unidades de negocios:

a) d:biz (www.dbiz.com.ar), un diario interactivo de negocios que llega en forma gratuita a 20.000 ejecutivos, y que es el primer diario interactivo del mundo que tiene certificación ISO 9001/2000.

b) Bizers Media: engloba a todas las actividades periodísticas que realizo “no d:biz”. Ejemplo: un programa radial, Radiografía, donde desde hace 12 años invito a un presidente de compañía por semana (vinieron 1.530), micros televisivos en TyC Sports (principal señal deportiva) y SubTV (el canal interno del Metro de Buenos Aires) y crónicas en diarios y revistas (El Cronista y El Gráfico).

c) Bizers Contenidos: productora de contenidos que arma comunidades para terceros. En la actualidad, ésta división genera 10 productos para empresas.

d) Bizers Corporate: unidad de negocios que realiza eventos de relacionamiento para empresas.

e) Bizers Sport: es desarrolladora de marca de instituciones deportivas. En la actualidad trabaja en exclusividad con dos clubes de fútbol: Tiro Federal de Rosario (www.tirofederal.net) y Sarmiento de Junín (www.sarmientodejunin.com.ar).


En la compañía trabajan 30 personas, y en 2008 tuvo una facturación cercana al millón de dólares, o georgies, como solemos llamarla en nuestro planeta, el Planeta d:biz.

No hay comentarios.:

Entradas populares

New York Time

Copyright 2015 ©
Netvision SA and PlanetM
New York, New York, USA 10008
You can copy this content without permission but you must notify us via email.
Otherwise, it is illegal. All rights reserved worldwide
Operated by Carlos Vassallo

Visitas del mes pasado a la página